LA SANGRE - TEJIDO SANGUINEO

La sangre es un derivado del tejido conectivo, formado por una fase intercelular líquida llamada plasma y una fase sólida de elementos celulares (glóbulos rojos y glóbulos blancos) y no celulares (plaquetas). Todos los componentes de la sangre deben tener una concentración óptima para que los procesos biológicos puedan llevarse a cabo de manera eficiente. Cualquier alteración manifiesta en alguno de ellos provoca diversas anomalías, como mal funcionamiento de algún órgano o estructura corporal o enfermedades de variada etiología.
La sangre utiliza el sistema cardiovascular para llegar a las partes más íntimas del organismo, asegurando un riego permanente a los tejidos, permitiendo innumerables reacciones bioquímicas y brindando un aporte constante de sustancias indispensables para las células, para la vida.

FUNCIONES DE LA SANGRE
Una de las principales funciones que tiene la sangre es el transporte de sustancias, ya que:
-Por medio de los glóbulos rojos se encarga de la distribución del oxígeno desde los pulmones hacia todas las células del cuerpo, como así también de la remoción de parte del dióxido de carbono producido por el metabolismo celular.
-Transporta los nutrientes absorbidos en los intestinos hacia todos los tejidos, y conduce hacia los riñones las sustancias de desecho celular.
-Se encarga de distribuir las hormonas secretadas por las glándulas endócrinas.
Por otra parte, la sangre protege al organismo de diversas agresiones externas mediante el accionar de sus glóbulos blancos y otras células. Además, interviene en los procesos de coagulación gracias a las plaquetas y a otros factores relacionados, responde a las lesiones que ocasionan los procesos inflamatorios mediante los glóbulos blancos y es fundamental para mantener la homeostasis, es decir, el equilibrio bioquímico entre los líquidos y los tejidos del organismo.

CARACTERÍSTICAS DEL TEJIDO SANGUÍNEO
El color rojo de la sangre es debido a que dentro de los glóbulos rojos, llamados también eritrocitos o hematíes, hay un pigmento llamado “hemo”, que se une a una proteína de nombre “globina” para dar formación al compuesto hemoglobina. Esta sustancia tiene la propiedad de unirse fuertemente al oxígeno a nivel de los alvéolos pulmonares para luego cederlo a todas las células del organismo. Es así que la oxihemoglobina le proporciona una típica coloración rojo brillante a la sangre arterial, a diferencia de la sangre venosa que es de color rojo cereza por transportar menos cantidad de oxígeno.
La sangre, impulsada por los ventrículos del corazón, circula en forma unidireccional por los vasos sanguíneos. La circulación sanguínea de los humanos, propia de todos los mamíferos, es doble porque en su recorrido pasa dos veces por el corazón, cerrada porque nunca abandona los vasos sanguíneos y completa porque la sangre oxigenada que sale de los pulmones no se mezcla con la que tiene poca concentración de oxígeno.
La sangre representa alrededor del 7% del peso corporal, es decir, unos 70 mililitros por kilogramo. Por lo tanto, una persona adulta de 70 kg posee una volemia (volumen total de sangre) cercana a los 5 litros. La sangre tiene un pH que oscila entre 7,3 y 7,4.
Los componentes celulares y no celulares de la sangre tienen su origen en el tejido hematopoyético (tejido formador de la sangre) de la médula ósea. Representan un 40-45% del total de la sangre, mientras que el plasma, componente intercelular, ocupa el 55-60% restante.

HEMATOPOYESIS
Es el proceso en donde se produce la formación, el desarrollo y la maduración de los eritrocitos, leucocitos y trombocitos a partir de una célula madre hematopoyética. En las primeras semanas de la gestación, dichas células madres están en el saco vitelino. Alrededor del tercer mes migran hacia el hígado y más tarde al bazo, lugares en donde continúa con la actividad hematopoyética. Hacia el nacimiento, cesa la actividad en ambos órganos y es reemplazada por la médula ósea.
La médula ósea ocupa las cavidades que hay dentro de los huesos. Hay dos tipos de médula ósea.
-Médula ósea roja: formada por muchos vasos sanguíneos.
-Médula ósea amarilla: posee abundante tejido adiposo
Al nacimiento, los huesos están ocupados solamente por médula ósea roja. A medida que el individuo crece, parte de ella es reemplazada por médula ósea amarilla. En los adultos, la médula ósea roja está presente en los huesos planos y en los extremos (epífisis) de los huesos largos como el fémur, el húmero y la tibia, entre otros. También en las vértebras, en las costillas y en el esternón. La médula amarilla, sin actividad hematopoyética, se ubica hacia la zona media (diáfisis) de los huesos largos, donde se deposita abundante tejido graso.

Composición del tejido sanguíneo

GLÓBULOS ROJOS
Son células aplanadas que tienen una coloración amarillo verdosa en los preparados frescos, pero una vez teñidos con los colorantes habituales adquieren un color rosado.
En los mamíferos, los eritrocitos tienen forma de disco y carecen de núcleo. Su forma bicóncava le asegura una mayor superficie de intercambio gaseoso. Sus características flexibles y algo elásticas le permiten atravesar los capilares más pequeños. En su interior, los glóbulos rojos contienen un 65-70% de agua, 26-32% de hemoglobina y hasta un 5% de elementos orgánicos e inorgánicos. Tienen un diámetro medio de 7 micras.
Además de formar parte del volumen sanguíneo, la principal función que ejercen los glóbulos rojos es la movilización de la hemoglobina, lo que le permite:
-El transporte de oxígeno a través del lecho arterial.
-La remoción de parte del dióxido de carbono desde los capilares venosos hacia el exterior. Ese dióxido de carbono proveniente del metabolismo celular ingresa a los eritrocitos, donde un 70% es transformado en bicarbonato para ser utilizado por el organismo, mientras que el resto es eliminado por los pulmones.
La producción de eritrocitos, denominada eritropoyesis, tiene lugar en la médula ósea de los huesos largos, de las costillas y del esternón, y está regulada por una hormona segregada por los riñones, la eritropoyetina. La disminución de oxígeno en los tejidos estimula la producción de eritropoyetina, mientras que un exceso de dicho gas ocasiona un efecto inverso. En casos de hemorragias, aumenta notablemente la eritropoyesis hasta lograr volúmenes normales. Contrariamente, la eritropoyesis disminuye ante transfusiones de sangre hasta que los glóbulos rojos transfundidos sean destruidos, momento en que se reinicia su actividad.
A medida que maduran los eritrocitos pierden el núcleo, las mitocondrias, el resto de las organelas y los ácidos nucleicos. Los glóbulos rojos de aves y reptiles conservan el núcleo. Como fuente de energía utilizan la glucosa mediante el proceso de glucólisis.
La vida media de los eritrocitos circulantes es de alrededor de 120 días. Es obvio suponer que existe una constante formación de nuevas células rojas (eritropoyesis) con el fin de reemplazar los glóbulos envejecidos, que son destruidos en el bazo. Su largo recorrido por todo el lecho circulatorio ocasiona alteraciones en la membrana plasmática, que los hace inestables y deformados.

La cantidad de eritrocitos en humanos es de 4 a 5 millones por cada milímetro cúbico de sangre. Valores inferiores indican cuadros de anemia, que pueden ser debidos a múltiples causas.
Los factores necesarios para la producción de glóbulos rojos son la vitamina B12, el ácido fólico y el hierro. Para una apropiada absorción de vitamina B12 es necesaria la presencia de un factor intrínseco que se elabora en la mucosa del estómago. La carencia de vitamina B12 origina la llamada “anemia perniciosa”. La falta de ácido fólico en la dieta también es causal de anemia. En cuanto al hierro, su presencia es importante para la síntesis de la hemoglobina. Además, debe ser incorporado con la dieta a raíz de la eliminación por materia fecal y por las pérdidas de sangre menstrual.
El porcentaje del volumen sanguíneo ocupado por los eritrocitos se denomina hematocrito. En las especie humana, los valores normales de hematocrito o volumen globular aglomerado están entre 38-48%, según condiciones de salud, del sexo y de la edad.

HEMOGLOBINA
La principal función de esta proteína es el transporte de oxígeno a todas las células del cuerpo. Tras el intercambio gaseoso realizado en los alvéolos pulmonares (hematosis), el 95-97% del oxígeno se une al grupo “hemo” de la hemoglobina (oxihemoglobina), mientras que el resto circula disuelto en el plasma. La tasa de hemoglobina en sangre determina la cantidad de oxígeno que puede transportarse.
La afinidad que tiene el dióxido de carbono para unirse a la hemoglobina es 200 veces mayor que la que posee el oxígeno. Es por ello que los individuos que permanecen en lugares muy reducidos y sin ventilación sufren signos de fatiga, a pesar de la gran diferencia a favor del oxígeno (21%) sobre el dióxido de carbono (0,03%) que hay en el aire atmosférico.
La destrucción de la hemoglobina se produce en el bazo, por la ruptura del enlace entre el grupo hemo y la globina. Luego se divide el grupo hemo y se obtiene hierro y el compuesto protoporfirina. Tanto la globina como el hierro vuelven a ser utilizados por el organismo para la elaboración de otras sustancias o bien en la formación de nuevos eritrocitos. La protoporfirina se transforma en biliverdina y luego en bilirrubina, que llega al hígado por vía sanguínea para ser eliminada a través de la bilis.

GLÓBULOS BLANCOS
A diferencia de los eritrocitos, los glóbulos blancos o leucocitos son células de la sangre que poseen núcleo, mitocondrias y demás organelas. Además, carecen de pigmento en su interior.
Los leucocitos tienen la propiedad de poder abandonar los capilares sanguíneos (diapédesis) para establecer un estrecho contacto con los tejidos corporales. Para ello, disponen de un mecanismo que prolonga su citoplasma a manera de seudópodos.
El tiempo de vida circulante puede ser de horas, meses o años, según el caso. Se forman en la médula ósea y en el tejido linfático.
El tamaño de los leucocitos varía entre 6 y 15 micras de diámetro y se clasifican en polimorfonucleares (núcleos con diferentes formas) y monomorfonucleares (núcleos bien definidos). La relación leucocito-eritrocito es de 1:800. La cantidad normal de leucocitos en los humanos es de 6000 a 10000 por cada milímetro cúbico de sangre. Un aumento de glóbulos blancos por encima de los valores señalados se denomina leucocitosis y una disminución leucopenia.

LEUCOCITOS POLIMORFONUCLEARES
Así como la piel constituye la primera barrera de defensa del organismo ante la entrada de diversas noxas, los polimorfonucleares brindan una segunda barrera defensiva, toda vez que la piel y sus glándulas son vencidas por agentes patógenos. Los leucocitos polimorfonucleares son también conocidos con el nombre de “granulocitos”, ya que en el citoplasma presentan numerosos gránulos. Son polimorfonucleares por tener un núcleo lobulado que adopta diversas formas. Existen tres tipos de leucocitos polimorfonucleares, los neutrófilos, eosinófilos y basófilos, distinguibles de acuerdo a la coloración que toman los gránulos al teñirse las muestras con soluciones de azul de metileno y de eosina u otros colorantes. Los granulocitos polimorfonucleares se originan en la médula ósea.

-Polimorfonucleares neutrófilos
Se caracterizan por tener un núcleo alargado y polimorfo. Los neutrófilos más jóvenes tienen el núcleo en forma de herradura, y a medida que envejecen adoptan una forma segmentada. Tienen un diámetro de 10-14 micras y gran capacidad fagocítica. Sus movimientos ameboides lo facultan para abandonar los capilares sanguíneos. Los gránulos citoplasmáticos poseen abundantes enzimas lososómicas capaces de fagocitar elementos extraños y microorganismos. Por otra parte, tienen la capacidad para responder a sustancias químicas (quimiotaxis) producidas por las células de los tejidos dañados. Tras la destrucción de los agentes patógenos, los leucocitos neutrófilos mueren y son eliminados, formándose el pus. En los preparados teñidos se observa el núcleo de coloración púrpura y las granulaciones de color pardo.
Los granulocitos neutrófilos son los glóbulos blancos más numerosos, ya que representan un 60-70% del total de glóbulos blancos. Tienen una vida media en la circulación de 7-10 días. Además de su función fagocítica intervienen en los procesos inflamatorios.
El aumento de neutrófilos sobre los valores normales (mayor a 7000 por milímetro cúbico de sangre) se denomina neutrofilia, hecho frecuente ante procesos infecciosos, en inflamaciones, ante graves quemaduras y en el curso postoperatorio, entre otras causas. Una disminución en el número de los leucocitos neutrófilos (menos de 3500 por milímetro cúbico de sangre) es sinónimo de neutropenia, situación que puede darse en tratamientos quimioterápicos y de radiación contra el cáncer. Esto predispone a todo tipo de infecciones.


-Polimorfonucleares eosinófilos
Se originan en la médula ósea. Tiene un núcleo bilobulado y su diámetro es de 10-14 micras. Los gránulos citoplasmáticos son grandes y numerosos, y se tiñen de color rojizo con el colorante de May Grunwald - Giemsa. La tasa de eosinófilos es del 1-5%, por lo que su cantidad es de 100-500 eosinófilos por cada milímetro cúbico de sangre.
Los granulocitos eosinófilos tienen por función la fagocitosis utilizando la quimiotaxis, es decir, mediante movimientos ameboides que se dirigen a determinadas sustancias químicas del entorno, como la histamina, por ejemplo. Es así que los eosinófilos pueden regular las reacciones alérgicas y de hipersensibilidad neutralizando la histamina, gracias a la enzima histaminasa que contiene en sus gránulos. El aumento de eosinófilos en sangre se denomina eosinofilia, presente ante cuadros alérgicos y parasitosis masivas. Su descenso, o eosinopenia, se produce ante estrés agudo y en los tratamientos sostenidos con drogas corticosteroides.


-Polimorfonucleares basófilos
Se originan en la médula ósea, igual que los anteriores granulocitos. Los polimorfonucleares basófilos son los más escasos de todas las células blancas, ya que ocupan un 0,5% del total, es decir, unos 10-50 por cada milímetro cúbico de sangre. Tienen un diámetro de 10-12 micras y sus gránulos se tiñen de color azul oscuro con hematoxilina-eosina. El núcleo tiene una forma parecida a la letra S.
Los basófilos son las células con menor movilidad y capacidad fagocítica de todos los polimorfonucleares. Contiene grandes cantidades de histamina y heparina. Participa en reacciones inmunitarias mediante liberación de histamina y otras sustancias químicas. Se sospecha que los basófilos evitan la coagulación sanguínea dentro de las arterias y las venas.


LEUCOCITOS MONOMORFONUCLEARES
Esta clase de glóbulos blancos establecen la tercera barrera de defensa del organismo. Son células agranulocíticas, ya que carecen de gránulos en el citoplasma. Poseen un núcleo sin lobulaciones que los diferencia de los polimorfonucleares. Los glóbulos blancos monomorfonucleares están representados por los monocitos (o macrófagos) y los linfocitos.

-Monocitos o macrófagos
Son células grandes, con un diámetro de 15-20 micrones. El núcleo, que es grande y tiene forma de riñón, se tiñe de color violeta con los colorantes habituales, mientras que el citoplasma se visualiza de color gris azulado. Son estructuras muy móviles, con capacidad de quimiotaxis. Representan el 4-8% del total de glóbulos blancos circulantes.
Una vez generados en la médula ósea, los monocitos pasan a la circulación sanguínea. Más tarde abandonan los capilares sanguíneos y llegan al tejido conectivo de diversos órganos como los pulmones, el hígado, el bazo, los huesos y los ganglios linfáticos, entre otros, donde se transforman en macrófagos.


Los macrófagos poseen una alta capacidad fagocítica sobre cuerpos extraños, bacterias y tejidos muertos mediante seudópodos que rodean a la partícula a ingerir. Este mecanismo es inhibido toda vez que el macrófago reconoce una célula como propia del organismo. Además de la función fagocítica intervienen en la inflamación y en la coagulación de la sangre, segregando diversas sustancias.
En la siguiente tabla se indica el nombre que reciben los macrófagos de acuerdo al tejido en que se encuentren.

El aumento de monocitos sobre los valores normales se llama monocitosis. Su presencia puede estar indicando que la destrucción de agentes patógenos por parte de los neutrófilos es una tarea difícil de realizar, y que hay dificultad para eliminar los residuos producidos por la inflamación. Por lo general, este fenómeno ocurre en forma transitoria y es concomitante de ciertas enfermedades infecciosas crónicas.
En síntesis, los macrófagos son células del sistema inmunitario que provienen de los monocitos de la sangre y se albergan en distintos tejidos del organismo donde ejercen, como principal función, la fagocitosis de cuerpos extraños.

-Linfocitos
Se originan en la médula ósea y maduran en los ganglios linfáticos (linfocitos B) y en el timo (linfocitos T). Son las células más pequeñas de la serie blanca, con un diámetro entre 7-12 micras. Ocupan entre el 30 y el 40% de los leucocitos, siendo su valor absoluto de 1500-4000 por milímetro cúbico de sangre. El núcleo se tiñe de color violeta y el citoplasma de azul grisáceo con los colorantes habituales. Los linfocitos producen anticuerpos y destruyen células anormales y tumorales. Además, son responsables del rechazo de órganos que han sido trasplantados.
Los linfocitos B son los encargados de la producción de anticuerpos toda vez que están en contacto con un determinado antígeno. Un antígeno es un elemento extraño para el organismo con la capacidad de generar anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas (inmunoglobulinas) que se adhieren a los microorganismos infecciosos. De esta manera, cooperan con el resto de los glóbulos blancos que ubican a los invasores para su rápida destrucción.
Es importante señalar que los anticuerpos producidos por los linfocitos B son específicos, puesto que existe un tipo de anticuerpo para cada tipo de antígeno. Por otra parte, una vez formados los anticuerpos contra los antígenos de un determinado patógeno, ante la eventualidad de un segundo ingreso de ese patógeno a los tejidos del individuo, la producción, esta vez, de esos mismos anticuerpos por parte de los linfocitos B será mucho mayor y en menor tiempo respecto de la primera entrada. Esto se debe a la “memoria” que guarda este tipo de leucocitos monomorfonucleares. De acuerdo a lo señalado, puede afirmarse que los linfocitos B son los responsables de la inmunidad humoral, entendiéndose como tal al mecanismo de defensa del organismo contra los gérmenes extracelulares y sus correspondientes toxinas, donde los antígenos son atacados por anticuerpos y no por células.
Los linfocitos T representan un 70% de todos los linfocitos, frente a un 30% de linfocitos B. El núcleo de estas células agranulares adopta forma ovalada o de riñón.
Los linfocitos T son los responsables de la inmunidad celular, forma de defensa que consiste en atacar virus y ciertas bacterias intracelulares, incapaces de ser neutralizados por los anticuerpos circulantes. Esta tarea es realizada por un tipo de linfocito T llamado T killer, que es activado por células infectadas o tumorales. Luego se fijan a dichas células anormales las cuales destruye, merced a sustancias tóxicas que elaboran llamadas linfoquinas.
Otro tipo de linfocitos T, los llamados T helpers tienen una función de cooperación, ya que estimulan la acción de los T killers como también la producción de anticuerpos por parte de los linfocitos B. Igual que estos, los linfocitos T mantienen la “memoria” ante una primera invasión de patógenos. De repetirse a futuro nuevamente una exposición de dichos microorganismos, los linfocitos T atacarán de manera más rápida a los antígenos que en la primera vez. El virus del síndrome de inmunodeficiencia adquirida en humanos (SIDA), destruye los linfocitos B y T, con lo cual ocasionan un notable perjuicio sobre el sistema inmunológico.
Linfocitosis y linfopenia significa aumento y disminución de linfocitos circulantes, respectivamente. Se presenta linfocitosis en los cuadros infecciosos e inflamatorios crónicos, y durante la convalecencia de algunas enfermedades. La linfopenia puede ser la causa de situaciones extremas de estrés, en la terapia masiva con drogas corticoides y al comienzo de una enfermedad infecciosa aguda. La presencia de una linfopenia sostenida y prolongada supone un pronóstico reservado a grave.

PLAQUETAS
Llamadas también trombocitos, las plaquetas son fragmentos citoplasmáticos de células muy grandes, los megacariocitos, presentes en el tejido hematopoyético de la médula ósea. Tienen un diámetro de unas 2-3 micras y una vida media de 7-10 días. Su forma es ligeramente ovoidea. Son las estructuras más abundantes de la sangre, luego de los eritrocitos. En la especie humana existen unas 150000-400000 plaquetas por milímetro cúbico.
La principal función de las plaquetas es la intervención en el proceso de la coagulación. Toda vez que un vaso sanguíneo se lesiona, los trombocitos se enciman unos con otros sobre la herida de la pared vascular formando coágulos, a raíz del contenido de gránulos que posee en su interior que activan la coagulación. Ello provoca la oclusión de la pared lesionada y el cese de la hemorragia.


Fórmula leucocitaria normal en humanos
Valores relativos (%) y absolutos de los leucocitos



PLASMA
El plasma es el componente líquido no celular de la sangre. De color amarillo traslúcido, está formado por sustancias orgánicas e inorgánicas, dentro de las cuales el agua ocupa un 90%. Representa alrededor del 55-60% del volumen total de sangre. Por el plasma circulan todos los componentes celulares y no celulares, como también diversos nutrientes, desechos del metabolismo celular y otras sustancias.
La parte líquida del organismo ocupa un 60% del peso corporal. Por ejemplo, una persona de 70 kilogramos de peso contiene unos 42 litros, que se distribuyen en tres sectores: dos tercios en el interior de las células (28 litros) y un tercio fuera de ellas, en el lecho extracelular (14 litros). Este último compartimiento, a su vez, se divide en intersticial (espacio existente entra las células y los capilares sanguíneos) y en plasmático o intravascular. En el intersticio hay un 75% de aquellos 14 litros de líquidos (10-12 litros), mientras que el plasma contiene el restante 25% (3-4 litros).

Distribución de los líquidos corporales
(individuo de 70 Kg = 42 litros)

Los componentes del plasma se forman en diversos órganos como el hígado, donde se sintetizan las proteínas, las glándulas de secreción endócrina (páncreas, hipófisis, ovarios, testículos, etc.) que envían hormonas al torrente sanguíneo, los vasos linfáticos que aportan lípidos a la circulación y los intestinos que absorben agua, sales y nutrientes.

HEMOGRAMA
Es un análisis que se realiza en la sangre para determinar el número, la proporción y las distintas variaciones de sus componentes celulares y no celulares. Es un estudio de rutina, un aporte complementario en la clínica médica que proporciona datos que son esenciales para la identificación de varias situaciones patológicas. Además de brindar un panorama sobre el estado actual de salud, el hemograma permite emitir diagnósticos diferenciales, da una orientación para la emisión de un pronóstico y ayuda a evaluar los resultados del tratamiento de algunas enfermedades.
El hemograma consta de las siguientes partes:
-Recuento de eritrocitos (cantidad de células rojas por milímetro cúbico de sangre)
-Hematocrito (porcentaje de eritrocitos por volumen de sangre)
-Cantidad de hemoglobina
-Recuento de leucocitos (cantidad de células blancas por milímetro cúbico de sangre)
-Fórmula leucocitaria (porcentaje de cada tipo de leucocito)
-Índices hematimétricos
-Recuento de plaquetas (cantidad de plaquetas por milímetro cúbico de sangre)
Los índices hematimétricos son tres parámetros que toman en cuenta el valor del hamatocrito, de la hemoglobina y el número de glóbulos rojos por milímetro cúbico.
El volumen corpuscular medio (VCM) expresa el tamaño medio de los eritrocitos. Su valor normal es de 89-98 micras cúbicas (se expresa también en femtolitros)
La hemoglobina corpuscular media (HCM) indica la cantidad de hemoglobina que hay en cada eritrocito. El valor normal está entre 26-32 picogramos.
La concentración de hemoglobina corpuscular media (CHCM) indica el porcentaje de la concentración de hemoglobina por unidad de volumen. Se considera normal un valor entre 32-37 %.

Valores normales del hemograma

COAGULACIÓN DE LA SANGRE
En condiciones normales, toda vez que se presenta una hemorragia entra en acción un proceso denominado coagulación, que actúa como un factor de protección del organismo. Al producirse una herida, los vasos lesionados se contraen para evitar mayores pérdidas de sangre y se ponen en marcha numerosos y complejos mecanismos, en donde el fibrinógeno (proteína soluble del plasma) se transforma en fibrina (insoluble). Además, las plaquetas se adhieren al endotelio lesionado con el fin de ocluir la pared capilar y dejan en libertad factores necesarios para la coagulación, mientras que otros trombocitos obturan el o los vasos lesionados. La coagulación no es más que un proceso donde la sangre pasa del estado líquido a la consistencia de un gel, para luego solidificarse.

TIEMPO DE SANGRÍA
Es el tiempo que demora en cesar una hemorragia provocada de manera artificial. Es una prueba que se realiza cuando se sospecha algún trastorno en la coagulación de la sangre o en individuos que serán sometidos a intervenciones quirúrgicas con posibilidad de ulteriores cuadros hemorrágicos. La prueba se hace en el antebrazo, previa antisepsia de la zona. Con una lanceta se perfora la piel unos milímetros y, cada 30 segundos, se seca la herida con un papel de filtro, sin tocar los bordes de la incisión para no interferir el taponamiento plaquetario. El valor normal del tiempo de sangría se ubica entre 1 y 9 minutos en la especie humana, lapso en que cesa la hemorragia.

TEJIDO SANGUINEO EN POWERPOINT

Fuente: "CIENCIAS BIOLÓGICAS" - http://hnncbiol.blogspot.com

17 comentarios:

Anónimo dijo...

es ta informacion me sirvio mmucho grcias y creo q es muy buena y si te sacaan d un apuro

Anónimo dijo...

es ta informasion me sirvio mmucho grcias y creo q es muy buena y si te sacaan d un apuro

Anónimo dijo...

good the information but.. I can`t read because this that in spanish:s
and I cant read because this:s
jajajajaja
good look
bAy=)

Anónimo dijo...

I can imagine u r a very good english speaker, aren't u? hahaa
Just playing along....well try not to moke us...we're not foolish ppl.

Anónimo dijo...

ESTE ARTICULO ES MUY COMPLETO,
TE ALLUDA MUCHOY ES COMPRENSIBLE AL 100 X 100

Anónimo dijo...

hola mi hi5 es
yita_14_@hotmail.com

Anónimo dijo...

exelente pagina muy bien detallada con muy buena info y esta justo como lo estaba buscando con imagenes de microscopio los felicito es un muy respetable trabajo

Marìa. dijo...

Hola voy a rendir biologia libre y como sè que los administradores de este blog son profesores de biologia me gustarias hacer algunas preguntas sobre esta materia (de 3ª año):
Bueno yo me presente a rendir en marzo y desaprobe debido a que las profesoras concideraron que no tenia la madurez necesaria para ver los temas que se exijen en ese año por mi escasa edad(13).
Bueno yo me preguntaba si ustedes tendrian la amabilidad de indicarme cuales son los temas que se consideran mas importantes y como desarrollarlos.
DESDE YA MUCHAS GRACIAS.Un cordial saludo.Adios.
Les dejo un email para que se comuniquen con migo si asi lo desean.
MnIngles@gmail.com

ADMINISTRADORES DE LA PAGINA dijo...

Todos los temas que forman parte de los programas de ciencias biológicas son importantes, sin excepción. En muchos casos, determinados conceptos se comprenden y asimilan mejor a una edad apropiada, razón por la cual los temas han sido seleccionados y distribuidos en cinco o seis años de estudios secundarios, conforme a la edad del estudiante.

dany dijo...

gracias a esta paguina pude salir de dudas y poder realizar un medio libro de laboratorio clinico

Anónimo dijo...

ESTA INVESTIGACION ME AYUDO BASTANTE, PIENSO QUE ES MUY UTIL PARA A QUELLOS QUE BUSCAN ALGO MAS QUE UNA RELACION CON EL TEMA. EN LO PERSONAL M PARECE MUY COMLETO E INTERESANTE

Anónimo dijo...

thank u me ayudo mucho... pues biologia no es mi fuert pero sto me da animos a seguir estudiando...

Anónimo dijo...

gracias por ser compartido con los demas
le agradezco y esta informacion es valiosa para mi
gracias!!!
hayek

manuela dijo...

Hola:
Este post me pareció muy completo y bien redactado, pero su único problema es que no tiene referencias de ningún tipo. Por eso les pido a los administradores de este blogg que posteen algúna o envienme alguna acreditación de la información al correo: manurzo94@gmail.com

Gracias

Anónimo dijo...

muchissimas gracias por lugares como estos me facilitan la vida a mi y otros cuantos 1oo tos de estudiantes

Anónimo dijo...

muy buena la informacion, clara, objetiva y mu gusto mucho el test al final ya que sirve para confirmar lo que estudie me sirvio de guia. mil gracias.

Anónimo dijo...

esta pagina esta genial y con información clara y que yo puedo entender gracias