GRIPE

Enfermedad infecciosa muy contagiosa que afecta las vías respiratorias superiores de aves y mamíferos, conocida también con el nombre de Influenza. El agente causal de la gripe es un virus de la familia Orthomyxoviridae, género Influenzavirus que posee los tipos A, B y C. Los virus del tipo A y B tienen dos antígenos ubicados en la superficie del virus. Uno de ellos es la hemaglutinina, que se simboliza con la letra H y que tiene 15 subtipos (H1 a H15). El otro antígeno es la neuraminidasa, designada con la letra N, con 9 subtipos (N1a N9). Influenzavirus tipo A es proclive a sufrir cambios antigénicos debido al elevado número de combinaciones posibles entre los subtipos de los dos antígenos mencionados. Cuando esas variaciones son acentuadas provocan graves brotes, incluso con características de pandemia. Si el virus produce una variación antigénica menor aparecen los típicos cuadros gripales que se dan todos los años, en general más benignos. La última pandemia de gripe se produjo en el año 2009, a raíz de una variante de Influenzavirus tipo A porcino. La Organización Mundial de la Salud la denominó Gripe A H1N1.
Influenzavirus tipo B, si bien posee variaciones antigénicas, no son tan acentuadas como sucede con el tipo A. Influenzavirus tipo C es estable antigénicamente.
La Gripe es una enfermedad distribuida en todo el mundo, que aparece todos los años en número más o menos constante. La tasa de morbilidad oscila entre el 10-20 %.
La Gripe es una afección aguda y estacional, que se presenta en los meses fríos de año. El virus es transportado vía aerógena, es decir, por microgotas que transportan millones de partículas virales que son expulsadas con la tos y los estornudos de personas engripadas. En ocasiones, el solo hecho de hablar hace posible el contagio. El período de incubación es de 12-72 horas. Cuando el agente ingresa al organismo susceptible se reproduce en la mucosa de las vías respiratorias destruyendo las células epiteliales, lo que provoca congestión y áreas con pequeñas erosiones. Los niños son más susceptibles de contagiarse que los adultos. Los ancianos y las personas inmunodeprimidas están sujetas a complicaciones como neumonía o bronconeumonía.

Signos y Síntomas
-Cefaleas
-Estado febril
-Dolores musculares
-Escalofríos
-Falta de apetito
-Tos
-Secreción nasal seromucosa
-Dolor de garganta
-Somnolencia
-Cansancio
La sintomatología clínica de la Gripe A H1N1 es similar a la descripta para la gripe común.

Evolución
Tras unos 4-5 días de fiebre, los síntomas clínicos desaparecen. La tos y el cansancio general pueden durar unos días más hasta la cura total.

Complicaciones
La Gripe puede derivar en bronconeumonía y neumonías graves producto de infecciones bacterianas secundarias. Los niños, ancianos y las personas inmunodeprimidas deben extremar los cuidados para evitar complicaciones.

Pronóstico
Favorable en la mayoría de los casos. No obstante, es importante guardar reposo para evitar complicaciones. El pronóstico es reservado en ancianos y personas que tengan alteraciones en el sistema inmunitario.

Tratamiento
Es sintomático. Las personas engripadas deben permanecer en sus domicilios para evitar contagiar a sus semejantes. Es importante la revisación médica y guardar reposo hasta la total curación.

Prevención
Existen vacunas para la prevención de la Gripe. Se recomienda la vacunación anual en los casos de alto riesgo de contraer la enfermedad, como los niños menores de 5 años, las personas mayores de 65 años, los individuos inmunosuprimidos (SIDA, diabetes) y aquellos que padecen enfermedades cardíacas o pulmonares. Dentro de los trabajadores susceptibles están los médicos, docentes, militares y empleados públicos.
Otras medidas preventivas incluyen el lavado de manos frecuente, no compartir utensilios de personas afectadas de gripe y cubrirse la boca y la nariz al estornudar y/o toser con el pliegue formado entre el brazo y antebrazo.
Fuente: "CIENCIAS BIOLÓGICAS" - http://hnncbiol.blogspot.com