SARAMPION

Enfermedad infectocontagiosa que se propaga por microgotas que provienen de la tos, del estornudo o al hablar. El agente causal es un virus del género Morbillivirus. La enfermedad es de curso agudo, con un período de incubación de 7-14 días. El Sarampión se presenta en la infancia, aunque últimamente han descendido mucho los casos por los planes de vacunación establecidos.
En general, esta enfermedad es de curso benigno. Una vez padecida, deja inmunidad para toda la vida.

Signos y síntomas
En la primera etapa:
-Síndrome febril
-Rinitis
-Tos
-Conjuntivas enrojecidas
En la segunda etapa, tras 3-5 días:
-Erupciones cutáneas de color rojo en la cara y luego en todo el cuerpo
-Irritación ocular
-Dolor de garganta
-Pequeños puntos blancos (puntos de Koplik) en las encías y en el interior de las mejillas
-Sensibilidad a la luz (fotofobia)
Niño con erupciones por Sarampión
Niño con erupciones por Sarampión
Puntos blancos de Koplik en la boca
Puntos blancos de Koplik en la bocaComplicaciones
Aunque poco frecuente, el Sarampión puede complicarse con bronquitis y neumonía.

Pronóstico
Es favorable, de no mediar complicaciones, luego de una evolución de dos semanas.

Tratamiento
Es sintomático, con el fin de aliviar los signos y síntomas de la enfermedad. El médico prescribirá la adecuada medicación. No administrar aspirina ni sus derivados, por el peligro que supone la aparición del síndrome de Reye.

Prevención
La forma más segura de prevenir el Sarampión es mediante la vacunación. La primera dosis se administra a los 12 meses de edad junto a la vacuna contra la rubéola y contra las paperas (vacuna triple viral). Luego se aplican dos refuerzos, al cumplir 6 y 11 años de edad. El último caso de Sarampión registrado en Argentina fue en la provincia de Córdoba en el año 2000.
Fuente: "CIENCIAS BIOLÓGICAS" - http://hnncbiol.blogspot.com