DENGUE

Es una enfermedad infecciosa producida por un virus del género Flavivirus, endémica en áreas tropicales. El Dengue se transmite por medio de un vector hematófago, el mosquito Aedes aegypti, que al succionar sangre de una persona infectada recoge virus y los transfiere a individuos sanos cuando son inoculados. La enfermedad es de curso agudo, con un período de incubación de 4-7 días. Tal como sucede con los distintos géneros de mosquitos, las hembras de A. aegypti se alimentan de sangre. Los machos lo hacen a partir de jugos vegetales. En general, el vector del Dengue es de hábitos diurnos y no vuela más allá de los 50-100 metros durante su vida, con lo cual permanece en el lugar donde nacieron en la medida que tengan huéspedes para alimentarse y áreas propicias para el depósito de huevos (oviposición). A. aegypti es un pequeño insecto de 5 milímetros de largo, con el cuerpo de color oscuro y bandas blancas en el abdomen y las patas. El promedio de vida es de 25-35 días. El ciclo biológico, de huevo a adulto, se cumple en 7-14 días, según condiciones ambientales. Entre 48 y 72 horas post alimentación, la hembra deposita alrededor de 150-200 huevos en aguas limpias, muy cerca de la superficie. La oviposición se realiza en varios sitios, lo que asegura una buena viabilidad.
Aedes aegypti adulto
Aedes aegypti adulto
Signos y síntomas
Son variables de acuerdo a la edad y al estado de salud de la persona afectada.
Se distinguen dos formas, el Dengue clásico y el Dengue hemorrágico. El llamado Dengue clásico cursa con estados febriles durante 3-5 días. Hay cefaleas y dolores en los músculos y las articulaciones. El paciente presenta náuseas, vómitos y dolores retrooculares. Aparecen erupciones en el tórax y en las extremidades inferiores. El Dengue clásico es raro que produzca la muerte. En el Dengue hemorrágico hay síndrome febril con alta temperatura, hemorragias en las encías y las mucosas, diarreas con sangre y marcada depresión. Esta forma produce una elevada tasa de letalidad.

Pronóstico
Reservado a grave. 

Tratamiento
Es sintomático, es decir, se tratan los signos y síntomas que ocasionan la enfermedad.

Prevención
No existen vacunas a la fecha contra el Dengue. La prevención se orienta al control de vectores, teniendo muy en cuenta lo siguiente.

-Evitar las aguas estancadas.
-Mantener tapados los tanques de agua.

-Cambiar periódicamente el agua de los bebederos de animales y de los floreros.

-Eliminar objetos inservibles capaces de acumular agua, como botellas, tachos y neumáticos usados.
-Cubrir las piscinas en invierno o mantenerlas con tratamiento clorado.

Zonas de distribución del Dengue
Zonas de distribución del Dengue
Larvas de A. aegypti
Larvas de A. aegypti
anuncio contra el dengue

Fuente: "CIENCIAS BIOLÓGICAS" - http://hnncbiol.blogspot.com